Aprende cómo identificar a tus clientes potenciales

Por Pymes en línea 27 de octubre de 2021

Si ya tienes clientes fidelizados o recurrentes, pero notas una fuga de ellos y no sabes cómo identificarlos o cómo convencerlos para  persuadirlos a que se conviertan en usuarios activos, te estarás preguntando ¿Qué puedo hacer? No te preocupes más, porque aquí te contamos cómo hacerlo.

 

El término de cliente potencial, se puede ver también como una gran oportunidad de venta para tu empresa y por lo mismo, tu estrategia de venta debería estar en sintonía con la cartera de clientes potenciales que puedas identificar.

Para poder identificar este perfil de clientes, primero debes definir a los que ya llegan a tu negocio, teniendo en cuenta:

  • Cuáles son las características sociodemográficas de los clientes activos. 
  • Descubrir sus necesidades e intereses.
  • Conocer su capacidad económica.

Teniendo estos datos definidos como tu buyer persona, podrás establecer mejor el tipo de cliente que actualmente no se encuentra contemplado en tus esfuerzos y estrategias de marketing, para modificarlos y si se requiere, volver a plantearlos para este conjunto de clientes.

¿Por qué es importante que se conviertan en clientes?

Convertirlos en clientes activos de nuestro negocio es importante para ampliar el mercado en el que nos encontramos, abarcando nuevos clientes reales continuamente bajo nuevos planes de negocio y estrategias de ventas para aumentar las mismas, con el objetivo central de atraer la atención de interesados, sin dejar de lado la relación con los clientes ya fidelizados. 

Debes tener en claro, que el captar clientes potenciales es un proceso riguroso, porque lo ideal es que estos sean de calidad y cuenten con el potencial suficiente en sus intereses y características personales para persuadirlos con nuestro producto o servicio.

Tipos de clientes potenciales

Ahora bien, para poner más orden a esta segmentación, conoceremos los diferentes tipos de clientes que podemos encontrar para agruparlos en grupos pequeños y específicos.

  1. Según su frecuencia: Estas personas se analizan por sus hábitos de compra, donde podemos encontrar clientes que compran tus productos con mucha frecuencia, de forma habitual y ocasionales. Como ejemplo, podemos decir que los primeros son los que generan ingresos continuos a tu negocio, seguidos por los que visitan tu negocio en tiempo de rebajas o descuentos y finalizando con el grupo de los que encontró tu marca porque necesitaba algo en específico simplemente.
  2. Según su grado de influencia: Aquí hablamos puntualmente de influencers o embajadores de marcas que por su credibilidad y alcance en redes sociales, llegan a grandes públicos con solo generar contenido de valor para ellos. Y quizás su influencia no nos genere un gran impacto en ventas, pero aun así se recomienda tener una relación con ellos porque generan ventas indirectas por momentos, además del reconocimiento a gente que no conocía tu servicio.
  3. Según su volumen de compra: Este grupo es caracterizado por la cantidad de productos que adquiere en una sola compra y podemos identificar tres: los grandes compradores son los que adquieren periódicamente productos, posiblemente un comprador profesional que actúa como mayorista para revender. Después, identificamos a los de en medio, los que pueden ser mayoristas pequeños que aún no cuentan con grandes redes comerciales. Finalizamos con el de bajo volumen, los cuales corresponden al comprador individual que adquiere productos según lo necesite y aunque sea en menor cantidad, tenemos a un comprador continuo que cuenta con las características necesarias para ser fidelizado.

 

Y ahora sí, tenemos claro cómo identificarlos por lo que solo nos queda redefinir nuestra estrategia de marketing y acciones para llegar a todos los potenciales clientes que tengas rondando tu negocio. Atrévete e impulsa tu marca.